BLUES PLAY

sábado, 27 de noviembre de 2010

Los cimientos de la Fe Verdadera

La única vez que la paciencia de Dios para con nosotros se agota, es cuando rehusamos aceptar una y otra vez cuánto Él nos ama.

Muchos Cristianos hoy día han sido llevados de vuelta a un desierto que ellos mismo han construido. Ellos no tienen gozo, no tienen victoria. Cuando usted los ve, pareciera que Dios los ha abandonado ya hacen muchos años. No es así – simplemente, Él los ha entregado a sus propias quejas y murmuraciones.

Gracias a Dios, Josué y Caleb entraron a la Tierra Prometida. Y ellos permanecieron como árboles verdes en la casa de Dios hasta el día en que murieron. Ellos fueron hombres de poder y de visión porque sabían que eran preciosos para Dios.

Usted también es precioso para Dios, a pesar de los problemas y fracasos que usted tiene. Usted puede ser un árbol verde en la casa de Dios así como Josué y Caleb lo fueron.

Simplemente permanezca firme en lo que Dios promete:

“Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí”

(Salmo 18:19).

¡Ese es el cimiento de la fe verdadera!

David Wilkerson

No hay comentarios: